BIENVENIDOS A SU DANZOTECA 3

Su amigo, DanzoneroX, les da una cordial bienvenida a este nuevo espacio alternativo donde pondré el historial de documentos, textos y materiales relacionados con el danzón y sus circunstancias. Cualquier aportación será bien recibida.

jueves, 18 de febrero de 2010

SIGO PENSANDO……CONTINÚO INCOMODO…!!AHORA SI EXISTO¡¡

Recibido el 10 de Noviembre de 2009.

SIGO PENSANDO……CONTINÚO INCOMODO…!!AHORA SI EXISTO¡¡

Saludos a mis cada vez menos lectores
Continuando con el sentimiento de incomodidad que surge por las observaciones que emiten algunas personas, cuando tal como muchos de los bailadores vamos en busca de diversión y de pasar momentos de alegría al estar sumergidos en la magia del Danzón, en particular en nuestra ciudad de Querétaro, a la manera de un ritual sagrado cada domingo, tal como se hace en las cada vez más numerosas plazas danzoneras en la república mexicana.
Es inevitable caer en la causalidad de ser figuras públicas, con o sin la pretensión de que busquemos exhibirnos ante el publico asistente a ver bailar y a ser el blanco de críticas, de halagos de cuestionamientos, descalificaciones, y aprobaciones de parte de los mismos observadores. Es de ellos de quienes ahora les comento acerca de su agrupamiento, y como corresponde a la esencia humana, los hay desde los que son acuciosos en su análisis, pues nos revisan la vestimenta de arriba abajo, zapatos, accesorios de las damas, postura de baile, entradas a tiempo, seguimiento de los compases que conforman la totalidad de la línea melódica, y sobre todo por la ejecución de lo sincopado del ritmo del Danzón, que es el invitado estelar de la banda de música a la serenata, ya que de los demás ritmos que también ofrece, como habaneras o boleros, mambo y chachachá, así como tango, estos son solamente uno de cada ritmo, mientras que de su majestad el Danzón, son de cuatro a cinco piezas conocidas como “la tanda de danzones”, que son verdaderas joyas exclusivas de nuestra banda dominguera, como Camaguey 74, Cicuta tibia, Piquetes y piquetitos, ¿Por qué me dices cosas?, Alberto, El tres pelos, Despedida, que son Danzones desconocidos para la generalidad de los danzoneros de la república, pero no pueden faltar los clásicos, como Teléfono a larga distancia, pieza que es para lucimiento de los excelentes trompetistas, Nereidas, Almendra, Lupita, El cadete Constitucional, Mocambo, María Elena, Danzones de Lara 1 y 2, etc., etc., pero no llegan a ser más de treinta Danzones los que componen el repertorio de la banda, así que por su casi constante ejecución, ya los tenemos en cierta forma memorizados los bailadores, y decimos de modo sarcástico que son estrenos semanales, así que es difícil que nos equivoquemos, eso hace que la concentración del público cotidiano esté centrada en la diversidad de figuras que cada pareja de bailadores ejecutamos, y en la proyección de placer por estar bailando y según dicen en la elegancia con que cada una de ellas imprime en su bailar.

Aplicando las técnica de observación que el antropólogo Claude Levistrauss propone en su obra “Las costumbres de los pueblos” así también las del irlandés David Hume, encontramos que el espacio de baile se divide en tres partes, que confirma la hipótesis de que el hombre es un animal de costumbres, en el centro de la improvisada pista bailan quienes se dicen maestros, y se reconocen por sus atuendos, al estilo de los años 20s y algunos exponentes del “pachuquismo”, entre los 20 y 40 años de edad enfrascados entre ellos en una competencia feroz por ser el centro de atención de ese sector del público lo que los lleva a efectuar una serie de piruetas y deformaciones del Danzón que solamente estando presente podrían comprender, al lado derecho está la zona de los expontaneos, que se distinguen por bailar líricamente cualquier ritmo, además por su desparpajo en su vestimenta, y los que estamos al lado izquierdo quienes somos los bailadores estándar o conocidos como “los académicos”. Esta división origina la existencia de grupos de observadores para cada zona, los locales, que son constantes ocupando las sillas en primeras filas y los de paso, de pie detrás de las sillas, repartidos en función de la empatía o identificación con cada sección de bailadores, y así también es la intensidad de la emisión de la crítica, o del comentario que se vierte al momento de la finalización de la serenata, muchos de nosotros somos abordados por grupos de personas para dar directamente sus comentarios, tal como les narré anteriormente el caso de el caballero asiduo bailador en los templos del buen bailar en el Distrito Federal. y que no toleró nuestra forma de bailar, más debo de decir que también ha habido quienes igualmente fueron bailadores de Danzón de los mismos lugares, y que se sienten identificados con algunas parejas como su servidor y mi esposa, y esa situación me hace sentir incomodo en grado superlativo, por mi carácter, y por mi deseo de mostrar siempre un muy bajo perfil para evitar perder la esencia lúdica de esta actividad que a fin de cuentas es en mi percepción, lo principal del baile. Este es el ambiente actual de lo que ocurre cada fin de semana en ésta nuestra plaza danzonera.
Atentamente
Aspirante eterno
Enrique Guerrero Rivera
Noviembre 2009

INSCRIPCION A LA ASOCIACION MEXICANA DE DANZONERO

Se ha producido un error en este gadget.
Loading...